Pokémon Go, ¿qué ha ‘inventado’ Nintendo?

Pocos juegos para móviles han llegado precedidos de tanta expectación como Pokémon Go, estos días en boca de todos.

Sin embargo, las novedades tecnológicas que incorpora ya existían en otros juegos y aplicaciones que también integran y combinan realidad aumentada, geolocalización y cámara, entre otras cosas, aunque estos otros hayan pasado desapercibidos para el gran público.

Los Pokémon son muy populares para una generación que hoy ronda la veintena, nativos digitales que se reencuentran con personajes de su infancia, ahora casi reales. Quizá eso, y un calculado retraso en la llegada del juego, generando una expectación multiplicada hasta el infinito en las redes sociales –que recuerda a las estrategias de Apple–, explica, en parte, el éxito global de Pokémon Go. Nintendo no ha inventado nada, pero bien que le ha sacado partido.

Luego están las repercusiones que estas tecnologías que empiezan a hacerse tan populares puedan tener en nuestras relaciones, e iría más lejos, en la humanidad. ¿Qué clase de redes sociales nos esperan, donde se mezclará la realidad aumentada, pudiendo interactuar desde el móvil con el mundo real? ¿Llegará un momento en nos costará diferenciar entre el mundo real y virtual? En ese sentido, aquí dejo este editorial publicado en Diario CÓRDOBA a raíz de la llegada del juego a España y el vídeo, ya viral, de la locura desatada por Pokémon Go en Nueva York.

La fiebre planetaria del Pokémon GO ( Diario Córdoba – 15/07/2016 )

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Sobre Manuel Ruiz Díaz

Llegué a Diario Córdoba en noviembre de 1999 y desde entonces he pasado por varias secciones. En la actualidad, trabajo en la edición digital, aunque hago un poco de todo. Estudié periodismo en la Universidad de Navarra. Me gusta leer, el cine y estar al tanto de las nuevas tecnologías, entre muchas otras cosas. En este blog hablo de los temas sobre los que curioseo en internet, que me encuentro en mis lecturas, películas, series, o en mi trabajo en el periódico.