Y la juventud robada por Cataluña al resto de España ¿cómo se paga?

Yo no sé cómo acabará este absurdo del independentismo catalán, pero me da que sucederá como viene ocurriendo en todos los sitios en los que se ha intentado dar ese paso trasnochado: que solo, como siempre, interesará a una élite que seguirá viviendo del resto de los ciudadanos, se llame como se llame el país y gobierne quien lo gobierne, en este caso Mas y sus amiguetes.

Tampoco sé, si al final se consumara esa secesión, y cómo se haría el reparto de lo que tenemos en común, de lo tangible, como es la Sanidad, la Educación, el Ejército, las Infraestructuras, la Justicia… pero hay algo que como gallego (que en este caso es como decir extremeño, asturiano, andaluz o castellano) sí deseo saber y es cómo se va a pagar todo ese esfuerzo que el resto de España aportó al crecimiento de Cataluña.

Cómo se van pagar las lagrimas derramadas por miles de jóvenes que tuvieron que abandonar su tierra y su familia porque un dictador decidió favorecer una problemática zona de España que se aprovechó de esa coyuntura, dejando al resto empobrecida y sin futuro.

Como digo, no sé como se pagará, pero esa deuda histórica, intangible, y que gallegos, asturianos, andaluces y extremeños tenemos presente, también habrá que pagarla.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Sobre manuel.guisande

Manuel Guisande (Santiago de Compostela) Periodista y escritor. Premio Xunta de Galicia de Comunicación 2000; Premio de Teatro Ciudad de La Coruña; Premio Cordorniz de Plata, otorgado por los humoristas de la mítica La Codorniz; autor de la colección de libro infantiles Rodribico (traducidos al gallego y portugués) y del libro “Al fondo a la derecha”.