Una solución ‘a la crimeana’

Ukrainian security force officer is deployed at a checkpoint set on fire and left by pro-Russian separatists near Slaviansk April 24, 2014. reuters

Ukrainian security force officer is deployed at a checkpoint set on fire and left by pro-Russian separatists near Slaviansk April 24, 2014. foto REUTERS

 

Sigue cociendo a fuego lento el debate propagandístico en el este de Ucrania, entre “operaciones antiterroristas” de unos y el “despliegue de batallones tácticos de maniobras” bajo el torso musculado del Ejército de Putin, al otro lado de la frontera. Al final, el conflicto del oriente ucraniano puede acabar ‘a la crimeana’. Es una de las opciones menos mala, si es que alguna a estas alturas podría ya ser buena para alguien.

Parece poco probable que Kiev tense la cuerda hasta romper a fuego contra un vecino que lo multiplica exponencialmente en fuerzas y que cae simpático a casi la otra mitad de su población. Tampoco lo parece que esta historia de intereses acabe en una guerra civil al uso, sobre todo si se tiene en cuenta el palpable desinterés pasional que muestran sus ciudadanos, según apuntan los observadores sobre el terreno, más allá de sus plazas y edificios gubernamentales tomados por hombres ocultos bajo pasamontañas. Aquí el problema radica, como en otros, en las disputas a odio entre las milicias. A los intereses rusos en la zona. A los mismos intereses de Occidente. A los intereses en general.

Alrededor de 30 blindados y varias piezas de artillería ATP lucieron hoy banderas rusas por una carretera de Novoshájtinsk, próxima a la región ucraniana de Lugansk. Fue la respuesta de Moscú a la muerte de “cinco terroristas”, según el ministerio de Defensa de Ucrania, en el marco de la operación especial lanzada contra Slaviansk, la localidad controlada por prorrusos armados que cuentan con el apoyo de la población local.

No es la primera vez –fue en Crimea—que Putin amenaza con tomar el control de la situación en una región de Ucrania para proteger el interés de sus tutelados prorrusos. Un alto cargo de Exteriores ucraniano acusa a Rusia de “exportar terroristas” a su país. Estos movimientos y proclamas no hacen sino acercar una intervención más visible como en Crimea. El modus operandi sería el mismo: amenaza, acumulación de tropas, ocupación, cobertura política y anexión. Sin embargo, esta hoja de ruta cogió por sorpresa a la comunidad internacional la otra vez, esta vez, tanto Occidente como Ucrania podrían desactivar la voracidad del ‘oso ruso’ con una apuesta federalista. Otro mal menor. Todo, menos una ocupación militar rusa en toda regla en Ucrania al estilo checheno. Todo menos un conflicto entre estados que podría arrastrar a vecinos y aliados. Poco probable todo, pero muy recurrente en medio del tono y las formas belicistas por las que unos y otros han apostado con claridad en la jornada de hoy.

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Sobre la-aspillera

Rafael Romero es periodista, jefe de sección de Diario CÓRDOBA. Facebook-https://www.facebook.com/Defensacordobaweb Twitter- @DefensaCORDOBA