35 años de Revolución

Una joven iraní muestra la palma de la mano con los colores de la bandera nacional durante un acto en conmemoración del 35 aniversario Revolución Islámica. EFE

Una joven iraní muestra la palma de la mano con los colores de la bandera nacional durante un acto en conmemoración del 35 aniversario de la Revolución Islámica en 1979, en la plaza Azadi o Plaza de la Libertad en Teherán (Irán), hoy, martes 11 de febrero de 2014. Irán celebra hoy con marchas y discursos oficiales el 35 aniversario de la Revolución Islámica que depuso en 1979 al último sha de Persia, Mohamed Reza Palevi, y dio paso a la República Islámica.
EFE/Abedin Taherkenareh

 

Quien busque explicación en los tomos de la memoria histórica al sentimiento antiestadounidense en Oriente Medio, a la fragmentada lucha entre sunitas y chiítas, el auge de Hezbulá en el Líbano o la renaciente pelea geoestratégica entre Arabia Saudí y el resto de actores locales, persas e israelíes, habrá que recordarles el día de hoy, 11 de febrero, en el que se conmemoran 35 años de la Revolución Islámica de Irán.

La revolución de los Ayatolás puso fin a la monarquía del Sha Reza Pahlevi –respaldado por EEUU y Reino Unido desde el Golpe de 1953– y convirtió en líder supremo de la República Islámica a Jomeini. Sin embargo, este levantamiento contra el rey iraní sacudió todas las estructuras en proyección a nuestros días: la invasión de Sadam Husein de Irán en 1980 unió el sentimiento árabe y al mismo tiempo el persa en torno a sus nuevos dirigentes; la génesis de Hezbulá como nuevo frente contra el estado de Israel que aún perdura y, sobre todo, la ‘invitación’ a la presencia en la zona de los Estados Unidos, el germen del antiimperialismo que hoy perdura.

Aunque no fue hasta la crisis de los rehenes en la embajada de EEUU en Teherán, en noviembre de ese mismo año, el pistoletazo de inicio de las sanciones y tensiones, hasta entonces, Occidente solo vivía con preocupación el nuevo statu quo. La presencia militar americana en la zona y sus alianzas han ido en aumento al mismo ritmo que las tensiones internas provocadas por el embargo y externas, por los conflictos por el crudo y la cuestión nuclear.

Paradójicamente, EEUU nunca invadió Irán y sí la que fue su aliada estratégica, la Iraq de Sadam Husein, que por dos veces amenazó el equilibrio, primero con la invasión de Kuwait y más tarde por las polémicas –y tan cuestionadas– “armas de destrucción masiva” y el apoyo del régimen baazista al terrorismo global.

Desde aquel 11 de febrero de 1979, la Revolución ha pasado del fundamentalismo al pragmatismo. El ejemplo más palpable ha sido el reciente acuerdo nuclear. Aquella inspiración social, con sus propias motivaciones religiosas y políticas, ha tenido sus réplicas en Túnez, Libia y Egipto que han descabalgado a golpe de protesta civil a sus ‘shas’ particulares en un lugar del mundo en una continua revolución.

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Sobre la-aspillera

Rafael Romero es periodista, jefe de sección de Diario CÓRDOBA. Facebook-https://www.facebook.com/Defensacordobaweb Twitter- @DefensaCORDOBA