Ante un nuevo Oriente Medio

Acuerdo 24.11.2013 Ginebra Irán

British Foreign Secretary William Hague, (L-R) Iranian Foreign Minister Mohammad-Javad Zarif, Germany’s Foreign Minister Guido Westerwelle, EU High Representative for Foreign Affairs and Security Policy Catherine Ashton US Secretary of State John Kerry and French Foreign Minister Laurent Fabius (back to camera) react during a ceremony at the United Nations in Geneva, Switzerland, Sunday, November 24, 2013. Iran and six world powers on 24 November agrreed to a deal that limits its nuclear programme, achieving the first diplomatic breakthrough since Tehran’s secret nuclear activities came to light 10 years ago. The initial agreement will be valid for six months, while the group of Britain, China, France, Russia, the US and Germany aim to reach a more comprehensive agreement with Tehran.
EFE / EPA / MARTIAL TREZZINI

 

El equilibrio es lo que da sentido al juego de la diplomacia. Y este ha hecho posible que Irán acepte las restricciones en torno a su programa nuclear (enriquecer el uranio solo al 5%, renunciar a instalar nuevas centrifugadoras y acabar con el stock de uranio al 20% para fines militares) a cambio de ver reducidas las sanciones económicas internacionales. En definitiva, a recuperar su dignidad internacional, al menos, en los próximos seis meses de fianza de dicho acuerdo.

Ha sido el mejor pacto posible para los siete países negociadores: el G-5+1 (los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y Alemania), por un lado, e Irán. Sin embargo, Israel y los estados árabes del Golfo, con Arabia Saudí a la cabeza, no opinan lo mismo: tolerancia cero con cualquier programa nuclear persa.

A un lado de la balanza, Irán recupera esa dignidad que veía perdida con las sanciones en su derecho de enriquecer uranio “para fines pacíficos”; una muestra de su papel de líder estratégico (e independiente) en la zona. Además, recibe una inyección de oxígeno con activos congelados en el extranjero que aliviarán, sin duda, su maltrecha economía. Un primer paso para su salida a la crisis y recuperar su capacidad de actor clave estratégico en Oriente Medio. En el mismo lado, Irán se queda sin opciones de acercamiento a un hipotético programa de armas nucleares; la Agencia Internacional de la Energía Atómica comprobará las instalaciones sensibles a diario para cumplir con los acuerdos. Un factor clave de estabilidad ha sido la inclusión de Rusia y China, socios fundamentales para Irán, en todo el proceso.

Al otro lado, el acuerdo aflora la división política en Estados Unidos. Los Republicanos se han alineado con las posturas más duras de la diplomacia israelí y saudí, que ven en las cesiones de Teherán una huída hacia delante para ganar tiempo y recuperarse tras las últimas sanciones económicas. Pero no solo en el Congreso estadounidense podrían patinar las negociaciones, en Irán la línea dura que representan los Guardianes de la Revolución también podrían presionar a Jameini, el líder supremo, para dar un viraje de la línea moderada que representa el presidente Rohaní.

Por lo pronto, el acuerdo es provisional por seis meses y obliga a proseguir las negociaciones. La diplomacia europea, con Catherine Ashton a la cabeza, ha salido reforzada, así como la voluntad de Estados Unidos ante las presiones de Israel y Arabia Saudí, con quienes acumula tensiones también a cuenta de la cuestión siria. Ahora bien, Obama tendrá que hacer nuevos equilibrios con Irán precisamente por el conflicto sirio sobre la mesa, dejando a un lado las cuestiones que afectan al patrocinio del terrorismo internacional en la visión occidental.

El pacto ha traído una nueva geopolítica a Oriente Medio que, más allá de los conflictos entre EEUU e Irán desde finales de los setenta, habrá de hacer frente al proceso de paz entre Palestina e Israel, a la guerra en Siria, a las nuevas relaciones entre Estados Unidos e Israel-Arabia Saudí y al nuevo papel que toma Europa, obligada a encontrar su sitio en el mundo.

 

Más información:

Consecuencias del acercamiento iranoestadounidense (Francisco José Berenguer Hernández, analista del IEEE)

 Las siete instalaciones nucleares iraníes que preocupan a Occidente (BBC Mundo)

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Sobre la-aspillera

Rafael Romero es periodista, jefe de sección de Diario CÓRDOBA. Facebook-https://www.facebook.com/Defensacordobaweb Twitter- @DefensaCORDOBA