Siria-Córdoba-Ginebra

A Free Syrian Army fighter holds prayer beads while resting on an armchair in Jubaila neighbourhood in Deir al zor, eastern Syria October 11, 2013. reuters

A Free Syrian Army fighter holds prayer beads while resting on an armchair in Jubaila neighbourhood in Deir al zor, eastern Syria October 11, 2013.
REUTERS

 

Miles de yihadistas con ‘deneí’ europeo merecen atención, análisis y respuestas rápidas y firmes…

 

Como en todo conflicto armado las cifras son orientativas y por su propia naturaleza, manipulables. Más en Siria, donde las peculiaridades, intereses geoestratégicos y diversidad de grupos armados complican un puzzle de difícil solución.

Desde el inicio de la guerra en 2001 se estima que entre 2.000 y 5.000 combatientes extranjeros han luchado contra el régimen de Bachar al Asad, y en torno al 12 por ciento corresponde a ciudadanos europeos. Los últimos datos oficiales de las autoridades de la Unión Europea (UE) lo elevan ya a más de un millar. Desde que se manejan los primeros datos no hace sino crecer la preocupación por estos milicianos yihadistas, considerados por algunos como “lobos solitarios” potenciales a su regreso a casa. Una bomba de relojería activada.

Uno de los primeros estudios, dado por bueno por Bruselas, fue el de The International Centre for the Study of Radicalisation (ICSR) –integrado por el Kings College de Londres, la  Universidad de Pennsylvania, el Centro Interdisciplinario de Herzliya  (Israel), el Instituto de Diplomacia de Jordania y  la Universidad de Georgetown–, el pasado mes de abril, que daba las primeras cifras en base a estudios de campo e informes en las redes sociales.

Aunque no todos los grupos rebeldes en Siria son yihadistas, ni todos los yihadistas están vinculados al terrorismo de Al Qaeda, existe la preocupación cada vez mayor de que la presencia sobre el terreno de estas células las radicalice.

Ayer mismo, el semanario alemán Der Spiegel hablaba de ‘campos alemanes’ de reclutamiento y formación de islamistas en Siria para luchar en el bando rebelde. En Alemania, además, aumenta la preocupación por lo que consideran una ofensiva en la propaganda yihadista en los últimos meses. También en Bélgica, Francia, Inglaterra…

En España, la crisis económica, la radicalización y las llamadas a una yihad para recuperar el califato de Al-Andalus han creado un verdadero caldo de cultivo, sobre todo en las ciudades autónomas norteafricanas de Ceuta y Melilla.

El mes pasado, en una operación conjunta entre la Guardia Civil y la Policía Nacional, se detenía en Ceuta a un español presunto cabecilla de una red de captación y envío de mujahidines a Siria. El 21 de junio hubo ocho detenciones previas e Interior difundió un vídeo del atentado suicida de un yihadista captado en España (ver a continuación). El taxista Rachid Wahbi, de 33 años, mató a 130 personas empotrando un camión bomba que conducía y fue captado por dicha red en Ceuta, donde se produjeron las citadas detenciones.

 

 

Bruselas teme el regreso de sus ciudadanos y a una segunda generación de hijos de inmigrantes ya integrados y que la crisis y la propaganda radical están convirtiendo al yihadismo. La principal preocupación está en la libertad de movimientos dentro del territorio de la Unión y, sobre todo, en la creciente actividad de ciudadanos de países del Este (Albania, Serbia, Montenegro, Kosovo…) muy radicalizados, con conexiones con el tráfico de armas y drogas y recién salidos de conflictos armados.

En medio de esta delicada situación, la UE junto al resto de la Comunidad Internacional tiene mucho que decir (y la urgente necesidad de actuar). No en vano, desde el inicio del conflicto, la inmensa mayoría de sus estados miembros se ha inclinado hacia el bando rebelde –sobre todo con la Coalición Nacional Siria (CNFROS, el principal grupo opositor)– y se ha mostrado muy crítica con el régimen de Al Asad, en un difícil equilibrio con estos grupos radicales.

Iniciativas como el posible encuentro en Córdoba con los grupos opositores a Al Asad previo a la conferencia de paz de Ginebra II –como la organizada en Madrid en mayo y preparatoria a la de Suiza del próximo 23 de noviembre, donde se depositan las esperanzas de alcanzar un alto el fuego en Siria— sería un pequeño paso pero uno más en el arduo trabajo para dar una solución al conflicto. A pesar de que el clima de tensión se ha rebajado tras los acuerdos sobre armas químicas entre Rusia y Estados Unidos, que marcha según los planes establecidos bajo el paraguas de las Naciones Unidas, lo cierto es que la situación humanitaria y la violencia no se han detenido en Siria. Ni la llegada de grupos extremistas y mártires europeos: una de nuestras principales amenazas en un futuro cercano.

 

Más información:

–Infiltración del yihadismo en los movimientos salafistas europeos (GEES- Óscar Pérez Ventura)

–Siria, ¿es la oposición actual una opción viable? (IEEE- Alberto Morales González)

–Siria, un poco de esperanza (Revista Española de Defensa, octubre del 2013)

 

Siria: ¿llegó el momento de intervenir? Debate sobre la actual situación en Siria organizado por el Real Instituto Elcano en el Círculo de Bellas Artes. Presenta y modera: Felipe Sahagún, profesor y periodista. Con la intervención de Ángeles Espinosa, corresponsal de El País; Jesús Núñez, codirector del IECAH; y los investigadores principales del Instituto Haizam Amirah Fernández (Mediterráneo y Mundo Árabe) y Félix Arteaga (Seguridad y Defensa).

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Sobre la-aspillera

Rafael Romero es periodista, jefe de sección de Diario CÓRDOBA. Facebook-https://www.facebook.com/Defensacordobaweb Twitter- @DefensaCORDOBA