Australia, un cercano socio en la distancia

Marinos españoles y australianos, a borde del Cantabria

“La variedad nos hace únicos”, reza en el lema que portan marinos españoles y australianos, a bordo del buque Cantabria, en una carrera benéfica.
MARINA AUSTRALIANA

 

¿Qué nos jugamos a 18.000 kilómetros de distancia? Por raro que pueda parecer, el Gobierno y parte de la industria de Defensa española han estado muy pendientes este fin de semana de las elecciones en Australia. La coalición liberal conservadora de Tony Abbott ha puesto fin a tres años de gobierno laborista –socialdemócrata–, en minoría junto a independientes y los Verdes, que además ha obtenido sus peores registros parlamentarios desde los años 30.

Alemania fue durante muchos años el principal proveedor de sistemas de Defensa del país austral. Sin embargo, en el último lustro, España ha alcanzado el segundo lugar por detrás de Estados Unidos.

En la actualidad, el moderno buque de aprovisionamiento de combate Cantabria, de la marina española, opera a modo de pruebas con la Armada australiana, tras un acuerdo que suscitó muchas críticas en su momento. En octubre del 2012, la sociedad pública Navantia, dedicada a la construcción naval y heredera de la antigua Bazán, entregó su primer LHD de los dos contratados, el Canberra, a la marina australiana. Un gran buque de desembarco anfibio y portaaeronaves gemelo del insignia español Juan Carlos I.

España, a través de Navantia, tiene en marcha tres grandes programas de construcción naval con Australia. Por un lado, los ya citados buques anfibios de 27.000 toneladas, además de tres destructores de defensa antiaérea, el AWD, basado en la serie F-100 española que gira en torno al sistema Aegis norteamericano –adaptado también por Navantia para la marina noruega–, con capacidad de respuesta con misiles de crucero.

Pero además de los buques anfibios, el diseño y transferencia tecnológica para los destructores y otra partida de doce lanchas de desembarco LCM-1E, para el futuro, España opta a la fabricación, entre otros, de barcos de aprovisionamiento de combate como el Cantabria, así como submarinos similares al proyecto S-80 español, en una carrera encaminada no solo en Australia sino en toda la zona a aumentar las capacidades de Defensa.

Si tenemos en cuenta que las importaciones españolas hasta la fecha son allí casi anecdóticas en comparación a las inversiones previstas por Australia de aquí al 2018, unos 7.000 millones de dólares comprometidos más que hasta la fecha –en 2013 casi 24.000 millones a Defensa– , hace una idea de lo mucho que se juega la Industria nacional.

Por ejemplificarlo en datos, España ha recibido unos 500 millones de dólares –por 120 de Alemania—en los últimos cinco años, de una inversión total en armamento de unos 5.000 millones de dólares: la mayor parte aeronaves y misiles.

La llegada de Abbott tiene previsto dar un espaldarazo a las políticas de inversión y, sobre todo, de aprovechamiento de los importantes recursos mineros apagado en los últimos años y que quiere relanzar el gobierno conservador ante el insaciable apetito de China. “A partir de hoy, se reiniciará el auge de la minería”, dijo el primer ministro en la televisión australiana, tildando de poco competitivo al anterior gobierno. “Vamos a recuperar el apetito por el riesgo y la inversión”, añadió.

Mientras las relaciones políticas entre España y Australia son una incógnita, al menos ambas armadas disfrutan de una estrecha colaboración, así como la industria naval de ambos países, con Navantia a la cabeza, que mantiene relaciones para el desarrollo de programas australianos, contratos firmados y en desarrollo y sociedades conjuntas con importantes empresas locales que la sitúan en un magnífico punto de partida para optar a futuras contrataciones.

 

 

Más información:

-Australia, tan lejos tan cerca (análisis del instituto Elcano)

-Informe de gastos de Defensa en Australia de ASD Reports

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Sobre la-aspillera

Rafael Romero es periodista, jefe de sección de Diario CÓRDOBA. Facebook-https://www.facebook.com/Defensacordobaweb Twitter- @DefensaCORDOBA