En el mar de los drones

Un grupo de manifestantes participa en una marcha de protesta del Movimiento Alemán de la Paz y los Derechos Civiles, en Berlín, Alemania, hoy, lunes 17 de junio de 2013. Los manifestantes han pedido el fin inmediato de la guerra en Afganistán y han mostrado su rechado a los "drones" (aviones no tripulados) estadounidenses.  EFE / Ole Spata

Un grupo de manifestantes participa en una marcha de protesta del Movimiento Alemán de la Paz y los Derechos Civiles, en Berlín, Alemania, hoy, lunes 17 de junio de 2013. Los manifestantes han pedido el fin inmediato de la guerra en Afganistán y han mostrado su rechado a los “drones” (aviones no tripulados) estadounidenses.
EFE / Ole Spata

 

¿Imaginan echar al traste su trabajo de los últimos meses o verse obligados a reiniciarlo, en el mejor de los casos? Nosotros lo hemos sufrido en propias carnes. Y a muy pequeña escala: un insignificante malware nos ha tenido fuera de juego unas semanas. Por cierto, desde entonces se ha hablado y mucho de guerra cibernética y drones. De Edward J. Snowden y las filtraciones de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos. En clave nacional, del Mando de Ciberdefensa, una especie de US Cyber Command para la batalla en la Red. Los nuevos escenarios de conflicto.

La tendencia del siglo XXI está encaminada a los avances en la cibernética y la robótica en materia de Defensa. La historia de los conflictos bélicos avanza hacia un menor contacto cuerpo a cuerpo. En la Primera Guerra Mundial nacieron las trincheras. La Segunda trajo consigo la revolución de los portaaviones –con sus enfrentamientos a larga distancia: aire-radio-radar–, las décadas venideras serán dominadas por los drones y una legión de informáticos que pondrán en jaque los programas nucleares, precisamente cuando las grandes potencias tratan hoy en Berlín de dar marcha atrás –al menos, sobre el papel—a su tan costosa y peligrosa proliferación.

El ataque de Stuxnet contra el programa iraní fue un claro ejemplo. Internet será el nuevo campo de batalla y los nanorobots, drones y virus, sus eficaces ciberguerreros. ¿Quién necesita de costosos cazas F-35 o carros de combate de última generación en estos escenarios? Incluso la insurgencia de finales del pasado siglo sufrió el ataque de los avances en el software y hardware: inhibidores de frecuencia para interrumpir los ataques improvisados que usan los móviles o UAV que a miles de kilómetros de distancia bombardean madrazas en Afganistán. Si los IED fueron eficaces y a bajo coste, las tecnologías de doble uso (robots, drones y la Red en ciberdefensa y ataque) siguen las mismas premisas en los nuevos programas de estrategia de Defensa.

España, sin ir más lejos, anunció hace meses la puesta en marcha este verano del Mando Conjunto de Ciberdefensa, dependiente del Jemad. Según expertos que cita el diario El Mundo, se calcula que este tipo de ataques cuestan en torno a 19.000 millones de euros al año, un 1,6 por ciento del PIB. Y todo esto al margen del incipiente ciberterrorismo, cibercrimen y ciberespionaje.

Pero otro debate se abre paralelo al de la ciberprotección. La Red alberga todo tipo de información: personal-privada, comercial, de investigación, industrial… Las recientes filtraciones sobre los programas de vigilancia de la NSA estadounidense, antes la irrupción de WikiLeaks, han despertado el debate sobre la seguridad global, la intimidad o la propiedad privada. Las nuevas tecnologías abren, sin duda, nuevas posibilidades, transparencia, ahorros, avances y menos riesgos de bajas con usos responsables, pero también consecuencias morales, sociales y políticas que han de ir de la mano de una legislación activa, clara y ética en su empleo. Y en todos los campos.

 

Más información:

-La noche temática – Irán: la bomba a cualquier precio (TVE)

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Sobre la-aspillera

Rafael Romero es periodista, jefe de sección de Diario CÓRDOBA. Facebook-https://www.facebook.com/Defensacordobaweb Twitter- @DefensaCORDOBA