La prensa del Dos de Mayo

Defensa del Parque de Artillería de Monteleón, de Joaquín Sorolla.

 

Es Dos de Mayo, ustedes ya saben, lo de la Guerra de la Independencia, el levantamiento contra los franceses, el alcalde de Móstoles, el cuadro de Goya, Sorolla y compañía… Pues dos siglos después aún nos cuestionamos quién está legitimado en llamarse insurrecto o patriota; rebelde o traidor, fuerza de ocupación o del régimen. Donde ponga España y Francia, en tal caso, coloquen ahora Siria, Hizbulá, Irak, yihadistas o mercenarios de Blackwater.

La historia siempre se rodea; los mismos hechos, los mismos discursos, casi semejantes los protagonistas. Diez años después del final de otra guerra de intereses –¿alguna no lo es?—la de George W. Bush en Irak, cimentada en las bombas de destrucción masiva y en las armas químicas del régimen sátrapa del partido Baaz, Estados Unidos sigue buscando razones de peso para su intervención en Siria –Asad hizo del Baaz, como Sadam Husein con el iraquí, el eje de un Estado totalitario–, directa o indirectamente, casi con la misma argumentación y fervor que por entonces. Distinto color político, fines muy semejantes. La Industria y la geoestrategia global mandan.

La guerra de liberación de Bush derrocó al tirano Husein, pero dejó un país dividido y dinamitado por el fanatismo islamista. Los suníes dominantes con Sadam son ahora los rebeldes del régimen soportado por los Estados Unidos –paradójicamente, un chií más cercano a Irán, quién lo diría, dirige con brazo de hierro un Parlamento sin control y camino de la dictadura que se previó evitar–. Ni la democracia se ha instalado en Irak ni el yihadismo ha sido estirpado, más bien ha crecido en una zona que no entraba en sus planes con anterioridad. Y esta debería ser la enseñanza para Siria, un lugar desangrado que actúa como tablero de las potencias regionales y que puede seguir sus mismos pasos.

Mapa de la libertad de prensa.
Freedom House

 

¿Y ahora quién nos cuenta la historia de Siria? Hoy, 2 de mayo, víspera del Día de la Libertad de Prensa, los medios apenas alcanzan a ser testigos de los sufrimientos de la población siria, donde día a día los periodistas ponen en peligro sus vidas. Irak nos descubrió al empotrado –se llevó a Julio Anguita Parrado, a José Couso,…–. Una década después, en 2012 con cifras totales, se batieron todos los récords de profesionales asesinados: 141.

Cada año por estas fechas, Freedom House publica su informe sobre la libertad de prensa mundial. Las del 2012, ya publicadas, arrojan un dato demoledor que ayuda a entender la insistencia en reproducir los errores de la Historia: solo el 14 por ciento de la población mundial disfruta de estas libertades –España ocupa el puesto 54 del ránking– y las últimas, por supuesto, coinciden con las zonas de conflicto.

Corea del Norte y Cuba –en ambas tratan de abrirse paso con dignidad periodistas que encuentran algo de luz en las redes sociales, aunque con tasas muy bajas de penetración en la sociedad—siguen ocupando los puestos de privilegio tradicional entre los más restrictivos. Paradójicamente, la mayoría de estos países tienen constituciones que consagran el derecho a la libertad de expresión y su ejercicio profesional.

A nadie sorprende que los países mejor considerados en cuanto a libertad de prensa sean los que gozan de mayores niveles de calidad de vida. La ecuación está clara desde la época de la Ilustración. Nadie podrá decir que no fue informado de ello.

 

Para más información:

Ránking de países (libertad de prensa) de Freedom House 2012. 

Freedom of the Press 2013.

Los 10 países peores para el ejercicio del periodismo (Foreign Policy).

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Sobre la-aspillera

Rafael Romero es periodista, jefe de sección de Diario CÓRDOBA. Facebook-https://www.facebook.com/Defensacordobaweb Twitter- @DefensaCORDOBA