Descubrimiento veraniego

En un verano huérfano de la correspondiente entrega de Juego de Tronos sigue habiendo vida en el mundo de las series televisivas, aunque haya que rebuscar. Las plataformas suelen bajar la guardia, pero siempre queda algo a lo que engancharte y Glow (Netflix) es un gran descubrimiento. El nombre responde a las iniciales Gorgeous Ladies of Wrestling (las hermosas damas de la lucha libre), serie creada por el mismo equipo de Orange is the new black y que ya va por su segunda temporada, de diez episodios de media hora cada uno, al igual que la primera.

Ambientada (y muy bien) en los 80, cuenta la historia de un grupo de jóvenes inadaptadas que preparan una serie de lucha libre femenina en Los Ángeles.  El director de películas de serie Z Sam Sylvia (Marc Maron, invitado frecuente en los programas de David Letterman y Conan O’Brien y que llegó a tener su propio show) se propone convertir a las chicas en luchadoras y en el casting aparece la frustrada actriz Ruth Wilder (Alison Brie, Mad men), que revoluciona a sus compañeras con una imaginación desbordante a la hora de interpretar a Zoya Destroya, que viene de la Unión Soviética para cantarle las cuarenta al capitalismo americano. El personaje no tiene desperdicio, desde la estética (moño alto con mucha laca) al acento supuestamente ruso.

Pero no es la única. Sus compañeras de cuadrilátero no se quedan atrás, en especial Debbie Egan, de nombre artístico Liberty Bell (Betty Gilpin, Nurse Jackie) con la que se enfrenta dentro y fuera del ring por haberse acostado con su marido. Atención a la vestimenta del productor del programa, Sebastian Howard (Chris Lowell, Veronica Mars), ochentera a tope. Tampoco conviene perder de vista al público que acude a los combates, algo más de friki, ni a la Reina de los Subsidios (Kia Stevens, luchadora profesional).

El mensaje de la narración va ganando nitidez conforme pasan los capítulos: la mujer es capaz de abrirse camino en cualquier mundo a base de tesón, imaginación y ganas de superarse.  Y si el mejor episodio de 2017 fue el impresionante La batalla de los bastardos de Juego de Tronos, el de este año deberían dárselo a La gemela buena, de Glow, claro.  Para verlo varias veces.

Sobre mrosa