Babylon Berlín

baby-3El cóctel de miseria y opulencia nunca ha dado buenos resultados. La eterna historia de muchos momentos de la humanidad ha derivado en revoluciones y totalitarismo y Berlín, en 1929, no iba a ser una excepción. La ciudad era refugio de pobres venidos del campo tras las duras condiciones que impusieron los aliados en el Tratado de Versalles (1919) al término de la Primera Guerra Mundial, de artistas de todas las disciplinas (allí se hizo fuerte el expresionismo), de pensadores y también de exiliados de distintos puntos de Europa. Entonces no se llamaba Alemania; era la República de Weimar y Berlín rivalizaba con París. A ellos se sumaba una élite despreocupada compuesta de quienes se estaban haciendo ricos con la potente industria alemana. Mientras, un torbellino político acechaba. Solo faltaban cuatro años para que un oscuro sargento que sirvió en la gran guerra tomara el poder ganando las elecciones con un partido que tenía como símbolo una cruz gamada. Ahí cambió la historia para siempre con el Tercer Reich.

Coproducida por la cadena pública alemana ARD, la plataforma Sky 1 y las productoras  X Film Creative Pool y Beta Film, Babylon Berlín es la serie más cara de la historia de la televisión germana estrenada hasta el momento.

baby-1El policía de Colonia Gereon Rath (Volker Brusch, en la foto de la izquierda, protagonista de la miniserie Hijos del Tercer Reich) cumple una misión en Berlín para recuperar una película porno con la que están chantajeando al alcalde de la ciudad renana, que no era otro que Konrad Adenauer, uno de los padres del Mercado Común Europeo. En la trama está involucrado un grupo troskista ruso que pretende derrotar a Stalin. Una compañera temporal de la comisaría (Charlotte Ritter, Liv Lisa Fries, foto de abajo), administrativa de día y asidua del cabaret Moka Efti de noche, le ayuda en la investigación.

baby-2

Liv Lisa Fries interpreta a Charlotte Ritter

 

 

El recorrido de los personajes va de la sordidez de los platós del porno a la penuria de los hogares berlineses pasando por el lujo y derroche del cabaret: champán, prostitución, droga y música, mucha música. Alucinante, por cierto, la canción que se marca Svetlana Sorokina (Severija Janusauskaite) con Zu Asche zu Staub (Cenizas al polvo).

La serie está basada en las exitosas novelas de Volker Kutscher Sombras sobre Berlín (2007), Muerte en Berlín (2009) y Un gánster en Berlín (2010) y se ha dividido en dos temporadas (16 capítulos en total) que emite seguidas Movistar Plus Series. Coescrita y dirigida por Tom Tywkers (El perfume), el ritmo de la narración es dinámico, pero alejado de las series norteamericanas, a veces demasiado rápido. Su punto fuerte es la ambientación, desde los hogares cutres a la sede policial y el cabaret y sus entresijos. Y todo ello lo hace con un toque histórico. Una de las escenas la dedica a la manifestación del Primero de Mayo de 1929, en la que la policía se empleó a fondo contra los sindicatos obreros y que acabó con la vida de una treintena de personas. Esta brutalidad en un momento tan convulso era el prólogo de algo mucho peor que estaba por venir.

Sobre mrosa