Motín en tiempo real

La cuarta temporada de Orange is the new black acabó en tragedia. Uno de los guardas mata a una interna y salta la chispa que faltaba para que explotara la prisión de Litchfield, en el Estado de Nueva York. La quinta entrega, que se estrenó el sábado en nuestro país, arranca con un motín que se narrará en tiempo real a lo largo de 13 capítulos que transcurren en tres días. Algo así como en 24, la serie de Kiefer Shuterland.

 

La serie comenzó como comedia -así se presentó a los Emmy del año – y se ha convertido en un melodrama con Taylor Schilling (Piper Chapman) de protagonista, una chica de clase media que acaba entre rejas por un problema de drogas. Está arropada por Laura Prepon (que interpreta a Alex Vausse, su camello y con la que mantuvo una relación sentimental), Uzo Aduba (Suzanne Ojos Locos Warren), Kate Mulgrew (Red Rezkinov) y Dasha Polanco (Dayanara Díaz).

orange-t5Las cuatro entregas anteriores han denunciado la situación por la que pasa el sistema penitenciario de Estados Unidos, con la privatización de servicios, la masificación, el abuso de poder, la corrupción policial … A esto hay que sumarle un trasfondo racial: hay una lucha entre blancas, hispanas y afroamericanas para hacerse con el control de la cocina, el huerto, la hora de la ducha, la biblioteca o lo que sea para demostrar que están por encima de las demás. Pero en esta quinta temporada se ha acabado ese enfrentamiento. La muerte de la joven Poussey (Samira Wiley) ha servido para que las presas dejen a un lado sus diferencias y se levanten contra los carceleros.

A pesar de ser una serie de prisiones, no es tan claustrofóbica como se podría esperar. Y es que las pequeñas historias personales de las protagonistas, el porqué están en la cárcel, no solo libera al espectador de contemplar una acción que se desarrolla entre los cuatro muros del talego, sino que vale para conocer el pasado de las reclusas.

Orange is the new black está basada en la novela autobiográfica del mismo nombre escrita por Piper Karman, que pasó un año en la cárcel. Jenji Kohan es la guionista junto a la anterior. La serie está producida por Netflix, que ha anunciado dos temporadas más, y se emite en la plataforma Movistar, que tiene la exclusiva durante un año.

Sobre mrosa