‘The OA’ y otras pifias

La forma en que se resuelve el final de una serie de televisión lo dice casi todo de ella y si hablamos de fiascos Los Serrano ocupa uno de los primeros puestos en cuanto a decepción se refiere. A pesar de que todo se reduce al sueño que había tenido Antonio Resines, esta serie tuvo versiones en  Portugal, Italia, Serbia, Grecia, la República Checa, Turquía y  Eslovenia. Fueron ocho temporadas en España con una media de 4,9 millones de espectadores, que se dice pronto.
No es la única serie que decepciona por su final. Sonado fue el de Perdidos y tampoco se quedaron atrás el de Dexter o Los Soprano. En las plataformas hay (al menos) dos series que te dejan con cara de haber perdido el tiempo.

oa
“Después de siete años desaparecida, una joven vuelve a casa con unas misteriosas capacidades y recluta a cinco extraños para una misión secreta”, dice la promoción de Netflix para la serie The OA. La plataforma hizo un lanzamiento por todo lo alto con un primer capítulo que dejaba varias líneas argumentales interesantes abiertas. Pero la cosa se va desinflando hasta que un par de episodios antes del final casi se desvela el pastel. Y el desenlace, esa parte que normalmente sigue a la presentación y al nudo, es penoso y lamentable, lo que se traduce en que cuando acaba tienes la sensación de que te han tomado el pelo. Atentos al baile que se inventa la protagonista, Brit Marling, que además es guionista. No contentos, los productores anuncian una segunda temporada. La española Paz Vega tuvo participación con un personaje que ni ella misma parece comprender.
american_odyssey_tv_series-132179593-mmedOtra serie que prometía es American Odissey y que acaba mal, aunque por otros motivos. La trama es interesante y gira alrededor del negocio de la guerra: Una soldado (Anna Friel), un abogado (Peter Facinelli, Nurse Jackie) y un activista/bloguero (Jake Robinson) destapan una operación encubierta en África de un poderoso contratista. Creada por el guionista y director Peter Horton (Anatomía de Grey) y los escritores Adam Armus y Kay Foster (The Following), la serie tiene acción y actualidad, pero vuelve a fallar el final. En este caso porque se prolonga en exceso y se queda en el aire. Para más inri, la productora (NBC) anunció una segunda temporada y poco después informó de que no se iba a rodar más. Un sindiós, que diría Sazatornil en Amanece que no es poco.

Sobre mrosa