The night of

La serie Ley y orden, una de las más veteranas de la televisión, creada en 1999 por Dick Wolf y con varias franquicias, contaba en episodios de unos tres cuartos de hora el procedimiento de investigación, detención y puesta de los criminales a disposición del juez, con la intervención del fiscal, forenses, etcétera. Es una forma de conocer el sistema penal de Estados Unidos.

the-night-of_nasirMucho más detallado es el caso de The night of, producción de HBO creada por Steven Zaillan y Richard Price (guionista de The Wire) basada en la serie británica Criminal justice. En ocho capítulos se narra la peripecia de un joven universitario neoyorquino de origen pakistaní que le quita el taxi a su padre para asistir a una fiesta, se encuentra con una chica, con la que pasa una noche de drogas, alcohol y sexo y cuando se despierta, ella está cosida a puñaladas. Nasir Khan (interpretado por Rachid Amed, en primer plano en la foto) es detenido y en la comisaría se topa con un abogado (John Turturro) experto en defender a delincuentes cuya mejor salida es llegar a un acuerdo con la fiscalía. Este es el argumento del primer capítulo, nada original si se piensa, pero hay algo que atrapa al espectador. El chico insiste en su inocencia y siempre planea la duda razonable sobre la autoría del crimen. En los ocho episodios, lentos al principio, quizás demasiado minuciosos con el trabajo policial, se narra su estancia en la prisión de Rikers, la relación con sus padres y los abogados y el proceso judicial y policial. La trama toma vuelo cuando se descubren varios fallos de los investigadores y se da a entender que el caso podría dar un vuelco. Un detalle para quienes les gusten las series: el masca de la cárcel es Michael K. Williams, que interpretó magistralmente al delincuente Omar en The Wire. Aquí toma al protagonista bajo su tutela.

El acusado asiste impotente como un espectador al procedimiento que le envuelve y que se va volviendo asfixiante ante la falta de garantías; todo parece apuntar a que ha sido él. Y tanto es así que esperas que confiese en cualquier momento; pero no lo hace. La trama consigue mantener la tensión, de eso se trata, mientras se analizan las inconsistencias de un crimen  en el que falta el porqué. Buena imagen y ambientación en esta serie que pasó con más pena que gloria por la pequeña pantalla y que fue en su día una apuesta de la productora por el género negro. Se merece más y merece la pena verla. Este blog es un espacio libre de spoiler, pero atención al final, sorpresivo y abierto.

Sobre mrosa